18 de abril de 2015

Rayo-Almería, mucho más que un partido

La cara por nuestro equipo, la espalda contra aquellos que destruyen nuestro f√ļtbol. Como llevamos haciendo toda la vida. Como haremos siempre. El de este domingo es mucho m√°s que un partido, porque en Vallekas nunca un partido es solo un partido. Ahora, mucho menos.

Los habituales 12 priemros minutos de silencio terminar√°n de nuevo con un atronador ‘Tebas vete ya’, que esta vez ser√° acompa√Īada con un estadio entero de pie, de espaldas al campo, de espaldas a todos esos mafiosos que son el verdadero c√°ncer de este deporte. Y desde ese instante, Vallekas volver√° a ser una caldera. Y estallar√° en el minuto 35 de la segunda parte, sea cual sea el resultado, con todo el rayismo de pie animando unido, con la alegr√≠a y la fuerza de siempre.

 

Y al se√Īalar el √°rbitro el final no habr√° terminado el partido, porque los rayistas tenemos una cita con nuestro equipo Juvenil. Los dirigentes de nuestro f√ļtbol, demostrando su nula capacidad, se han negado a cambiar el horario del partido, haciendo coincidir el del primer equipo con la crucial final de nuestros juveniles en Alcorc√≥n, impidiendo a los rayistas a acudir a ambos. Por ello las pe√Īas hemos organizado un recibimiento tras el choque en Alcorc√≥n, sean campeones o no. Y decimos las pe√Īas porque esta directiva se ha negado a hacer llamamiento alguno ni organizar absolutamente nada, abandonando a unos chavales que son el futuro de la franja. Otro motivo m√°s para esperarles a eso de las 15.00h en el estadio si no hay t√≠tulo o en una fuente de la Asamblea que ya nos echa de menos…

8 de abril de 2015

Fin de la huelga de animación

Vallekas volver√° a ser una fiesta, como jam√°s debe dejar de ser. Tras la √ļltima reuni√≥n mantenida con los dirigentes de nuestro club, y su firme compromiso de actuar en defensa de los socios rayistas y del ambiente en nuestro estadio, decidimos poner fin a la huelga y retomar la animaci√≥n.

A nadie más que a nosotros, los que llevamos más de dos décadas dejándonos el alma por la franja roja, nos duele cada minuto que dejamos de hacer aquello que más nos apasiona, pero ni podemos ni debemos permitir la persecución extrema hacia los rayistas en general y los socios del Fondo en particular. Sabemos que estas medidas que nada tienen que ver con la violencia vienen impuestas por Javier Tebas, que su obsesión y la de Delegación del Gobierno con nuestro grupo provoca que en Vallekas se aplique de manera exagerada, pero también sabíamos que una directiva debe hacer mucho más por proteger a sus seguidores.

El compromiso de la directiva llega m√°s tarde de lo deseado, tras una huelga que pod√≠a haber evitado, pero que ha servido para que todos seamos a√ļn m√°s conscientes de la trascendencia de la afici√≥n en nuestro club. Por ello se compromete a recuperar la situaci√≥n anterior a la huelga hasta final de la presente temporada, permitiendo la entrada de elementos que no incumplen la ley del deporte y que no contienen mensajes violentos, racistas o xen√≥fobos.

Nuestro Fondo volverá a lucir la pancarta de Vallekas, de ADRV 1924 o la pancarta sin letras, réplica de la del grupo que es el mejor símbolo de la absurda represión y censura que vivimos en los estadios de nuestra liga. Volverán a ondearse las banderas franjirrojas y todos nuestros socios y simpatizantes podrán entrar con material de Bukaneros sin que la seguridad del club lo requise.
Sin embargo, esta directiva puede seguir haciendo mucho m√°s, son muchos los gestos que esta afici√≥n necesita para sentirse arropada y defendida por su club, porque contin√ļa prohibi√©ndose nuestro m√≠tico logo de la calavera con la bomba y el cuchillo, as√≠ como la leyenda ‘Banda Criminal’. Contin√ļa la incomprensible prohibici√≥n de utilizar bombos o meg√°fonos, de realizar tifos o pasar la pancarta oficial de nuestro grupo. Todo ello nos obliga a seguir luchando como hasta ahora, con m√°s fuerza e ingenio a√ļn, porque ha quedado demostrado una vez m√°s que es la √ļnica forma de seguir sacando los colores a quienes destruyen nuestro f√ļtbol.

Volveremos a lucir nuestro color naranja que representa el Guantánamo en el que están convirtiendo nuestros estadios, volveremos a guardar silencio en los 12 primeros minutos de cada partido. Pero a partir de ahí, Vallekas retumbará con más ganas y rabia que nunca.

Agradecemos la solidaridad que nos llega sin cesar desde todos los rincones; el interés y compromiso que demuestran plantilla y cuerpo técnico por resolver esta situación, ellos merecen que Vallekas siga rugiendo como siempre sea cual sea el resultado; y el apoyo incondicional de toda la masa social rayista, sufridora también de unas medidas incomprensibles. Solo estando todo el rayismo unido seguiremos ganando batallas, seguiremos haciendo de Vallekas una fiesta.

POR UN F√öTBOL POPULAR, ¬°TEBAS VETE YA!

7 de abril de 2015

Al Abordaje!! N¬ļ118

En los tiempos de la inmediatez, del tel√©fono m√≥vil y de las redes sociales resulta, no s√≥lo¬†dif√≠cil, ¬†sino tambi√©n extra√Īo encontrar grupos que a√ļn est√©n dispuestos a gastar horas y horas de su tiempo en elaborar algo que puede parecer tan simple, pero es a la vez tan complicado como un fanzine. Nada m√°s lejos de la realidad, decimos simple porque hace a√Īos rara la grada en la que no tropezabas con uno o varios de ellos. Hoy en d√≠a pocos han sobrevivido a internet, y Al Abordaje!! es uno de ellos.

Para los que nos le√©is habitualmente la espera se habr√° hecho muy larga, pero este mi√©rcoles, cuatro meses despu√©s, volvemos a la carga con un nuevo n√ļmero. Ni siquiera todos los cambios producidos en los √ļltimos meses, ni todas las injustas medidas que nos aplican en nuestro estadio y fuera de √©l nos han quitado las ganas de seguir haciendo lo que m√°s nos gusta, por lo que no te puedes perder este nuevo ejemplar de Al Abordaje!!

 Un fanzine que vuelve con la calidad de siempre en cuanto a contenido y maquetación, con 32 páginas a todo color que se esconden tras una significativa portada, mostrando nuestra protesta naranja y una pancarta de #TebasVeteYa. Como siempre, repasaremos la actualidad del grupo y equipo en el editorial y Mogollón rayista, al igual que retrocederemos unos cuantos meses al pasado, cuando Vallekas era una fiesta, en Crónicas desde Guantánamo.

Pasamos despu√©s al Quien nos visita, haciendo un repaso sobre el grupo ultra del equipo rival, el Real Madrid, para seguir con un peque√Īo an√°lisis del panorama estatal en el ya consolidado¬†Mogoll√≥n Ultra.

El Rincón nos contará una gran historia de guerreros , en la que seguro os veréis representados cada uno de vosotros, dando paso al apartado que más os gusta a los viajeros. Podréis disfrutar de las crónicas de los desplazamientos a San Sebastián y Bilbao, así como del NO desplazamiento al Calderón.

Tambi√©n habr√° sitio para secciones fijas como el Tonto del mes y ¬†la Contra Pirata, resumen de toda la actividad pol√≠tica del grupo a lo largo de estos meses: D√≠a de la mujer trabajadora, marcha-homenaje a las Brigadas Internacionales…, entre otros muchos actos.

Para poner el broche de oro, además del espacio para la opinión de nuestros socios y simpatizantes, con dos páginas dedicadas a cartas y colaboraciones, podréis disfrutar de un texto bastante interesante y emotivo sobre Wilfred, así como de un póster sorpresa en las páginas centrales del fanzine.

Y todo esto por el irrisorio precio de 1 euro. Corred a haceros con él en la previa del partido, porque tiene pinta de que van a volar.

6 de abril de 2015

Homenaje a Wilfred

Hay ocasiones en las que la afici√≥n de un equipo va muy por delante de sus directivos. En algunos clubes pasa a veces, en otros ocurre demasiado a menudo. Y es que aunque diga mucho, y muy bueno de su afici√≥n, comienza a ser preocupante lo com√ļn que se ha vuelto en el Rayo Vallecano que sean los aficionados¬†quienes abran el camino al club, y que en pocas ocasiones el mismo est√© dispuesto a seguirlo

Lejos de conflictos que se arrastran desde hace tiempo y que parecen complicados de resolver, nos referimos en esta ocasi√≥n a algo tan sencillo como un homenaje a Wilfred Agbonavbare, leyenda e historia de la franja. Por lo que este jugador represent√≥ para nuestro equipo y para nuestro grupo, consider√°bamos que el nombre a una puerta y un ramo de flores se quedaban cortos como homenaje a Willy. Por ello, ha sido la propia afici√≥n la que ha llevado ¬†a cabo (con el visto bueno del club, cierto, pero con iniciativa, financiaci√≥n y ejecuci√≥n por parte de la afici√≥n franjirroja) el acto de homenaje a Wilfred en la entrada al fondo, donde un mural con su rostro recibe a los aficionados que se disponen a entrar en el Nuevo Estadio de Vallecas. Fondo para el que desde que fuimos conocedores de la situaci√≥n de nuestro antiguo portero, hemos reivindicado la denominaci√≥n de ‚ÄúFondo Wilfred Agbonavbare‚ÄĚ, reivindicaci√≥n ante la que el club se limit√≥ a prometernos ‚Äúestudiarlo para la temporada que viene‚ÄĚ. Las palabras se las lleva el viento, y lo que cuenta son los actos. Y actos es lo que pedimos a nuestro club, y no lo hacemos mirando desde fuera, si no con continuas propuestas por parte de los aficionados a una directiva que parece demostrar dificultades para seguir el ritmo de su propia afici√≥n, no sabemos si por incapacidad o por falta de voluntad.

El ritmo de una afici√≥n que eligi√≥ como d√≠a para este homenaje la misma jornada que desde el seno de los aficionados tomaron la decisi√≥n de compartir todos unidos la previa del Rayo Vallecano ‚Äď Granada, como acto de solidaridad y de reivindicaci√≥n ante la represi√≥n policial que la afici√≥n rayista viene sufriendo en los √ļltimos meses.

As√≠, tras una previa repleta de actos, llegamos todos junto en corteo, ante la atenta vigilancia de un despliegue policial completamente exagerado, a la puerta de nuestro fondo. All√≠, un bander√≥n con el escudo de la ADRV ocultaba la pared donde algunos aficionados hab√≠an estado trabajando de forma desinteresada durante los d√≠as anteriores. Como maestro de ceremonias, qui√©n mejor que otra leyenda de la franja: Michel, quien en su d√≠a tuvo que ver como era la afici√≥n quien le homenajeaba ante su retirada. √Čl fue el encargado de descubrir el mural, que incluye el rostro de Willy formado por azulejos, bajo la leyenda ‚ÄúPor tu defensa de la franja y tu lucha contra el racismo. El rayismo nunca te olvidar√°.‚ÄĚ

Una vez m√°s, demostramos que estamos aqu√≠ para proponer, para trabajar y para defender de forma desinteresada aquello que hace que lata nuestro coraz√≥n: la Agrupaci√≥n Deportiva Rayo Vallecano. Y lo hacemos sin buscar ning√ļn tipo de recompensa a cambio. Lo hacemos simplemente por amor a una franja roja. Amor, memoria y dedicaci√≥n ¬ŅPueden decir lo mismo los que manejan y pudren nuestro f√ļtbol?

1 de abril de 2015

Athletic 1-0 Rayo, La Grada

Un mes despu√©s del desplazamiento del grupo a Donosti, el √ļltimo hasta la fecha, volv√≠amos a meter la pancarta del grupo en la mochila, dispuestos a lucirla en un nuevo estadio. Nuevo para la gran mayor√≠a de nosotros, ya que unos pocos tuvieron el privilegio de conocerlo la temporada pasada, aunque nos fue imposible desplazarnos en masa,¬†al no¬†no venderse entradas para aficiones visitantes.

Pero a√ļn con uno de los mejores estadios de la Liga, y una grada visitante de m√≠nimo 600 localidades, no es nada f√°cil viajar a San Mam√©s. Y no es f√°cil porque los dirigentes del Athletic parecen vivir en una realidad paralela. Una realidad en la que los aficionados al f√ļtbol pueden permitirse gastarse 50 euros, solo en una entrada, para acompa√Īar a su equipo cada quince d√≠as. S√≠, 50 euros, ni m√°s ni menos, era el precio para los rayistas que viaj√°semos a animar a nuestro Rayo (45 si fuiste r√°pido y pudiste hacerte con alguna de las primeras entradas enviadas).

En esta tesitura, debemos matizar que Bukaneros siempre se ha negado a pagar m√°s de 40 euros por ver¬†ning√ļn¬†partido de f√ļtbol. Entonces, acceder a pagar 50 chocaba frontalmente con nuestros principios. Sin embargo, dada la situaci√≥n actual de nuestro grupo, sin poder colgar la pancarta en nuestro estadio y con un panorama desolador en lo que a futuros viajes se refiere, en una reuni√≥n previa de nuestros socios decidimos asumir por una vez este gasto. As√≠, nuestras siglas, BVK¬ī92, estar√≠an presentes una vez m√°s siguiendo la estela de la franja roja, qui√©n sabr√≠a si la √ļltima.

Antes de centrarnos en el partido, no quisimos dejar la oportunidad de realizar un acto que ten√≠amos pendiente desde hac√≠a varias temporadas, el de hacer un homenaje p√ļblico y particular de nuestro grupo y resto de afici√≥n a la memoria de I√Īigo Cabacas, asesinado por la polic√≠a en abril de 2012. Contando con la presencia de los padres y amigos de Pitu, y unas 300 personas m√°s entre rayistas y bilba√≠nos, procedimos a pronunciar unas palabras en su honor, adem√°s de colocar en el lugar de los hechos un ramo de flores y una peque√Īa pancarta realizada para la ocasi√≥n. Una vez finalizado el acto, solo nos quedaba dar las gracias a todos los presentes y seguir luchando porque de una vez por todas se haga justicia, que I√Īigo pueda descansar en paz.

Ataviados con cientos de petos naranjas, llevando as√≠ nuestra protesta a otro¬†estadio, ocupamos la parte superior de la jaula visitante de San Mam√©s, junto a medio millar de rayistas, dispuestos a dar color a la salida de nuestro equipo. Y eso que nos fueron requisados un millar de globos en la puerta de acceso, debido al “peligro” que supon√≠an para los jugadores. No import√≥, nuestras pancartas s√≠ entraron (incluida la dedicada a nuestros Sancionados), as√≠ como el peque√Īo tifo que ten√≠amos preparado, en tonos naranjas tambi√©n. “Para seguirte nos sobran los motivos. Seguimos vivos, que junto a decenas de banderas del grupo dieron una imagen casi inmejorable.

Con la inmensa mayor√≠a de los rayistas desplazados en pie comenzamos a animar a nuestro equipo sin parar durante los 90 minutos, adem√°s de realizar varios bufandeos y palmeos espectaculares. En el minuto 12, como ya se ha convertido en tradici√≥n a lo largo y ancho de todo el Estado, volvimos a cantar ambas aficiones unidas el famoso “Tebas Vete Ya“, al mismo tiempo que despleg√°bamos una pancarta en la que se pod√≠a leer: ‘Si la represi√≥n persiste, Bukaneros Resiste‘.

Mientras tanto, en el terreno de juego el Rayo estaba haciendo un partido bastante digno, sin esconderse y jugando de t√ļ a t√ļ a todo un¬† Athletic, equipo que ha disputado la Champions esta temporada. Con 0-0 en el marcador llegar√≠amos al descanso.

Tras reanudar el partido m√°s de lo mismo, gran animaci√≥n en las gradas y tablas en el marcador. Dignos de rese√Īar fueron varios de los c√°nticos coordinados entre nuestra afici√≥n y la del Athletic en recuerdo de √ć√Īigo. Y de la fiesta de la grada pasamos en un segundo a la decepci√≥n en el c√©sped, ya que cuando casi est√°bamos celebrando un m√°s que valioso punto, un gol de Aduriz en la recta final hizo que los puntos se quedaran en San Mam√©s.

No importaba, dada la situaci√≥n actual de nuestro f√ļtbol en lo que a desplazamientos se refiere, tan s√≥lo el hecho de poder haber estado all√≠ con nuestra pancarta, ya era un √©xito.

“SEGUIMOS VIVOS,¬†PARA SEGUIRTE NOS SOBRAN LOS MOTIVOS”

1 de abril de 2015

La pelota est√° en el tejado de Presa

No podemos hacer nada, todo viene de arriba. Estamos atados de pies y manos“. ¬ŅSeguro? Que las medidas vienen impuestas por Javier Tebas es una evidencia. Que la directiva del club puede hacer mucho en la defensa de sus socios, tambi√©n. Por si a√ļn quedaba alguna duda, aqu√≠ van unas cuantas propuestas que llevamos tres meses demandando y de las que han pasado ol√≠mpicamente, provocando una huelga de animaci√≥n que hoy convierte Vallekas en un cementerio.

Los rayistas necesitamos gestos, sentirnos apoyados y respaldados por quienes dirigen nuestro club. La pelota está en el tejado de Martín Presa, él puede y debe actuar para que nuestro estadio vuelva a ser una fiesta, para que no peligre el ambiente y la animación también la próxima temporada.

29 de marzo de 2015

Los cordones de la dignidad

Esos pies centran la mirada de todo un barrio, de ciudades, de pa√≠ses, de todo el mundo. Provocan alegr√≠as y tristezas, celebraciones y lamentos. Son la antesala de un abrazo o de una l√°grima. Esos pies consiguen goles inolvidables, algunos tan importantes que tienen el poder de cambiar la historia. Otros suponen t√≠tulos, o ascensos, o permanencias. La mayor√≠a son m√°s modestos y nos regalan una victoria o un simple instante que sabe a gloria. Esos pies, los de los nuestros, nos volvieron a regalar ese juego que hace vibrar a los rayistas, esos goles que hicieron posible la remontada ante el Granada. Pero fue algo mucho m√°s importante que los goles por los que esos pies no solo fueron¬†noticia, sino que nos hicieron sentir ese orgullo que tanto cuesta sentir de unos jugadores en este podrido f√ļtbol moderno.

Los cordones dejaron de ir a juego con el modelo de las botas, con las imposiciones de las marcas, para lucir el color naranja de la dignidad. Es el que luce en las gradas de Vallekas desde que animar a nuestro equipo se ha convertido en un deporte de riesgo, desde que acudir a nuestro estadio supone dejar los derechos en la puerta. Estadio de Guantánamo, simbolizado por ese llamativo color naranja que pasó de las ropas de los socios rayistas a los cordones de los jugadores.

Siempre se ha dicho que el futbolista vive al margen de lo que ocurre a su alrededor. Acude cada ma√Īana un par de horas a una Ciudad Deportiva alejada del n√ļcleo urbano, entrena y se marcha en su buen coche a volver a vivir una realidad muy diferente a la de todos aquellos que acuden al estadio a animarle. S√≠, eso tambi√©n pasa en nuestro equipo, y pasar√≠a mucho m√°s si no llev√°ramos tantas temporadas tan encima de los jugadores. La reuni√≥n en pretemporada les hace empezar a conocer donde han llegado nada m√°s aterrizar en nuestro en nuestro club. La visita guiada por nuestro barrio a los nuevos fichajes les permite entender d√≥nde juegan y qui√©nes estamos detr√°s de ellos. Las reuniones peri√≥dicas les mantiene siempre informados y conectados de lo que sucede m√°s all√° del c√©sped. El trato de t√ļ a t√ļ les hace sentir uno m√°s, en un lugar en el que no piden tantos aut√≥grafos o fotograf√≠as como gestos de cercan√≠a con sus socios. Por todo ello no sorprende que, cuando se propone dar un paso al frente en un gesto simb√≥lico como los cordones, ninguno de ese vestuario mire para otro lado.

Tampoco miraron para otro lado cuando se les propuso sacar un comunicado p√ļblico firmado por toda la plantilla o por aquellos jugadores que as√≠ lo quisieran, pero pelear contra la censura impuesta desde arriba es a√ļn demasiado. La prohibici√≥n del presidente Mart√≠n Presa ha impedido que ese escrito, en el que la plantilla simplemente ped√≠a respeto por los derechos de sus aficionados, viera la luz. Este gesto represivo solo hace dar a√ļn m√°s valor a esos cordones que han vuelto a unir a equipo y afici√≥n en un momento en el que parec√≠a perderse ese esp√≠ritu.

Los jugadores no viven de espaldas a nuestra realidad, no pueden, porque no se lo permitimos, porque para estamos nosotros tambi√©n, para informarles de los atropellos y persecuci√≥n que sufrimos todos los rayistas que tan solo queremos animarles sin miedo, con libertad. Lo saben, nos defienden. Por ello volvieron al terreno de juego cuando las gradas ya estaban pr√°cticamente vac√≠as. Por ello salieron a saludar, de frente a ese Fondo perseguido, y no dudaron en hacer suyo el √ļnico bander√≥n que la ley de Tebas y la cobard√≠a de Presa permitieron pasar al campo. Lo agarraron y lo colocaron sobre el c√©sped, luciendo ese escudo de la ADRV convertido ya en un s√≠mbolo de la resistencia y reivindicaci√≥n rayista y que no pararemos hasta lograr recuperarlo.

Gestos. Gestos tan peque√Īos y a la vez tan grandes. Gestos que suponen tanto, de un valor tan incalculable porque aluden directamente a los sentimientos. Gestos con tanto poder que probablemente no volvamos a ver. De ello se encargar√° Javier Tebas y su Comisi√≥n Antiviolencia, que no dud√≥ en hacer el rid√≠culo nacional al denunciar este gesto y abrir una investigaci√≥n por la utilizaci√≥n del color naranja. S√≠, ya no habr√° cordones naranjas porque los jugadores han sido amenazados. La libertad de expresi√≥n en el f√ļtbol hace tiempo que muri√≥, ahora tan solo asistimos a su entierro.

20 de marzo de 2015

Comunicado: huelga de animación

Los que dirigen el f√ļtbol espa√Īol son cuatro mangantes”. As√≠ de claro lo confiesa la propia directiva del Rayo Vallecano en la reuni√≥n mantenida con todas las pe√Īas rayistas para transmitirnos el √ļltimo giro de tuerca de las medidas represivas de Tebas: como en estos casi cuatro meses de medidas contra la animaci√≥n los rayistas hemos conseguido con ingenio y trabajo dejarles en evidencia, desde este partido ante el M√°laga se sancionar√° con miles de euros a todo aquel que vuelva a mostrar pancarta alguna en el estadio. Nada de pancartas de Bukaneros, ni pol√≠ticas, ni sociales, ni protestando contra dirigente alguno, ni siquiera de apoyo al equipo. Tambi√©n ser√° requisada cualquier prenda alusiva a nuestro grupo.

La respuesta del club, lejos de negarse o protestar por ser obligado a reprimir a sus propios socios y en su propio estadio, es la de acatar los dictados del mayor mafioso del f√ļtbol espa√Īol. Javier Tebas manda en el Rayo, √©l nos quiere fuera, extinguidos, eliminados. As√≠ que va a ser √©l, con su limpia corbata y su sucia conciencia, el que venga a animar al Rayo Vallecano porque nosotros, los rayistas que llevamos m√°s de dos d√©cadas dej√°ndonos la vida por este club, decimos BASTA.

Desde este partido ante el M√°laga y en los cinco que nos quedan ante Real Madrid, Almer√≠a, Valencia, Getafe y Real Sociedad, si no cambia nada y la directiva sigue pleg√°ndose ante los que ellos mismos denominan “mangantes“, anunciamos una huelga de animaci√≥n indefinida.

No habrá cánticos, ni ambiente, ni alegría. Gane o pierda nuestro equipo el estadio va a dejar de ser esa fiesta que hasta ahora siempre ha sido sin importar el resultado.

Adem√°s, en la jornada 32 que recibimos al Almer√≠a dejaremos no solo nuestro Fondo vac√≠o, sino todo el estadio. Pedimos a todos los rayistas que no entren al estadio y animamos al resto de grupos y pe√Īas a sumarse a esta ‘jornada de estadios vac√≠os’. Solo as√≠ conseguiremos que los dirigentes en general, y nuestras directivas en particular, comiencen a respetar nuestros derechos como seguidores, como personas.

No sobramos nosotros, sobran los “mangantes”

17 de marzo de 2015

Rayo 2-0 Villareal, La Grada

Si bien en la previa del partido quisimos simular el corredor de la muerte, la polic√≠a puso todo su empe√Īo en acabar de ponerle el mayor realismo a nuestra protesta, haciendo que dos¬†de nuestros miembros probasen la “silla el√©ctrica”, ¬†o lo que es lo mismo, expulsi√≥n del campo y receta de 3.000 euros. ¬†As√≠, estos dos abonados rayistas fueron expulsados en su entrada al campo de forma totalmente arbitraria, siendo utilizados de cabeza de turco, pudiendo haber corrido esta suerte cualquier otro de los 1.800 abonados que acceden al Fondo por la puerta 1 del estadio.¬†

El club, que se hab√≠a comprometido a estar presente en la puerta para evitar este tipo de abusos de autoridad intervino tarde y mal, avisando a los dos compa√Īeros para que volviesen a entrar al campo, momento en el que la polic√≠a aprovech√≥ para abrirles un expediente sancionador, ratificado despu√©s por la Coordinadora de Seguridad del Estadio, consciente de que ning√ļn tipo de incidente se hab√≠a producido, como as√≠ lo pod√≠a haber comprobado despu√©s en el circuito cerrado de c√°maras.

Pero mayor era la sorpresa que ten√≠a preparada el grupo, ya que¬†no s√≥lo est√°bamos nosotros¬†observando este espect√°culo dantesco, sino que en previsi√≥n de que cosas como estas pod√≠an suceder, invitamos al f√ļtbol a miembros de partidos pol√≠ticos, movimientos sociales, asociaciones vecinales y periodistas, para que comprobasen todos estos atropellos¬†en primera persona. Hasta que no apartaron para cachear e identificar a una diputada regional no se¬†dio¬†cuenta la UIP de que no est√°bamos solos. Curioso que tras comprobar esto bajasen unas cuantas marchas y se tranquilizaran bastante, haciendo que la entrada de los socios restantes fuera algo m√°s “normal”. Sin embargo, ya hab√≠an tenido tiempo para censurar ¬†una pancarta contra el machismo y otra contra la corrupci√≥n, protagonizando un nuevo rid√≠culo y demostrando de qu√© pie cojean. Todo esto fue un adelanto, as√≠ como las denuncias que interpusimos en los juzgados de Plaza Castilla por las dos injustas sanciones, de lo que ocurrir√≠a despu√©s en el partido ante el Levante, quedando reflejado el uso ideol√≥gico¬†de la polic√≠a que realiza la delegada de Gobierno Cristina Cifuentes.

Mientras todo esto suced√≠a, el fondo se mostraba m√°s naranja que nunca. Las nuevas camisetas, as√≠ como los petos que repartimos, mostraban un fondo totalmente te√Īido de naranja, como si de una marea se tratase. Adem√°s, la pancarta del grupo volv√≠a a presidir la grada, as√≠ como el bombo y el meg√°fono. El orgullo que sent√≠amos de volver a verla, ¬†adem√°s como la indignaci√≥n que nos hab√≠a producido el bochornoso episodio en los tornos, hizo que todo el estadio rugiese como nunca en el minuto 12 pidiendo la dimisi√≥n de Javier Tebas, el mayor culpable de¬†lo que nos toca vivir a d√≠a de hoy.

Con una pancarta de “#TebasVeteYa” que presidi√≥¬†nuestra grada durante los 90 minutos, todo el estadio fue un clamor, siguiendo la iniciativa an√≥nima de cantar contra Tebas en el minuto 12 que estaba teniendo lugar en todos lo estadios del pa√≠s. Acci√≥n pionera en nuestra liga, al unirse sin exclusi√≥n alguna todos los aficionados al f√ļtbol. Todo un √©xito.

Y toda esa rabia la supimos transformar en aquello que más nos gusta y mejor se nos da, animar a nuestro equipo, la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano. Y, casualidades de la vida o no, si bien en la primera parte no hubo goles, la segunda la empezamos adelantándonos con goles de Bueno y Kakutá, quedándose los tres puntos en Vallekas.

Como siempre, a pesar de todas las trabas que nos ponen tambi√©n hubo tiempo para las reivindicaciones. Una pancarta mensaje denunci√≥ la grav√≠sima situaci√≥n de los enfermos de hepatitis C: “No os importamos en vida, mucho menos en la muerte. Soluci√≥n enfermos Hepatitis C“.¬†

Otra pancarta volv√≠a a recordar una de las¬†crueles¬†realidades¬†de nuestra sociedad, la de los desahucios, que lejos de disminuir siguen aumentando. Y no s√≥lo aumenta el n√ļmero de familias expulsadas de sus casas, sino tambi√©n la represi√≥n hacia quienes luchan para detenerlos o para denunciarlos, como hemos podido comprobar en las √ļltimas semanas.

Así, la ansiada victoria de nuestro equipo y ver colgada de nuevo la pancarta de nuestro grupo fueron motivo suficiente para una celebración por todo lo alto. Mucho tiempo después se volvió a escuchar La Vida Pirata en Vallekas, demostrando que si tanto equipo como afición permanecemos unidos es mucho más fácil que las cosas salgan bien y consigamos todos nuestros objetivos.

En resumen, nos llev√°bamos dos injustas sanciones que pelearemos con todas nuestras fuerzas en las instancias judiciales, pero tambi√©n hab√≠amos vuelto a¬†colgar nuestra pancarta “prohibida”, as√≠ como introducir todos (o casi) los elementos de animaci√≥n. Y todo esto sin que ocurriese el m√°s m√≠nimo incidente. Motivo suficiente para hacer ver a polic√≠a e instituciones que la prohibici√≥n de estos objetos no tiene sentido alguno. ¬ŅSu respuesta? Ya la conoc√©is, registro de nuestro local dos semanas despu√©s,¬†haci√©ndonos¬†imposible animar a nuestro equipo. Pero hace falta mucho m√°s para tumbarnos, bastante m√°s para que nos rindamos.

#BUKANEROSRESISTE

17 de marzo de 2015

Corteo al corredor de la muerte

Tan s√≥lo quedaba una hora para el partido que nos iba a enfrentar al Villareal, el ambiente era¬†sombr√≠o, tan s√≥lo unos pocos grupos de aficionados disfrutaban de la previa del encuentro en la Avenida de la Albufera. Hace tiempo que el f√ļtbol dej√≥ de ser la fiesta de la que llevamos disfrutando a√Īos y a√Īos. Mientras, a escasos 500 metros del Estadio de Vallekas no paraba de crecer una mancha naranja. Naranja, si, el color que hemos decidido adoptar para protestar contra la gesti√≥n de Javier Tebas en los campos de f√ļtbol, que hacen que estos se asemejen m√°s a la c√°rcel de Guant√°namo que a los escenarios festivos que deber√≠an ser.

Innovando en nuestra protesta, decidimos realizar un corteo a modo de ‘corredor de la muerte’. De la misma forma que el preso se encamina hacia la muerte segura, nosotros nos encaminamos hacia los tornos de nuestro estadio, sabedores de que una vez traspasados nuestros derechos quedar√°n en la puerta y seremos tratados como delincuentes (como despu√©s se pudo corroborar).¬†Cientos de rayistas se agolparon as√≠ tras una pancarta que rezaba “Esto es Guant√°namo” dispuestos a caminar por el particular corredor de la muerte de los aficionados al f√ļtbol.

Camisetas, gorras, zapatillas, sudaderas, petos, e incluso monos personalizados ti√Īeron de naranja los alrededores del Estadio de Vallekas. Como tambi√©n lo hicieron el humo naranja y rojo de las bengalas y botes, que sirvieron una vez m√°s para dar un colorido sin igual, aunque algunos se empe√Īen en ver arsenales o armas de destrucci√≥n masiva en estos materiales.

As√≠ enfilamos la Avenida de la Albufera, entre humo, c√°nticos, banderas, bufandas y coreograf√≠as, haciendo que el resto de afici√≥n nos mirase sorprendida y se nos uniese, ante la mirada de una desafiante polic√≠a que nos contemplaba con los cascos y escudos puestos, en disposici√≥n de cargar. Algo que por mucho que queramos nunca entenderemos. M√°s parecen ganas de caldear el ambiente que de preservar seguridad alguna, sobre todo al tratarse de una jornada en la que la afici√≥n rayista no hac√≠a otra cosa que disfrutar tranquilamente de su barrio y su equipo de f√ļtbol.

La calle era una fiesta, con miles de personas cantando en un ambiente inmejorable. Pero nos dispon√≠amos a entrar a la c√°rcel en la que se ha convertido el Estadio de Vallekas, los antidisturbios iban cogiendo posiciones…